Decorar con terrarios: un toque vegetal en miniatura

29/08/2019

Decorar con terrarios no es algo nuevo. Estas piezas ya se utilizaban hace un par de siglos como complemento decorativo. Ahora han vuelto a ponerse de moda porque suponen una forma muy sencilla de tener un pequeño jardín en el interior de tu hogar.

No es la primera vez que hablamos sobre cómo utilizar las plantas para decorar la casa, y no es raro porque son un elemento genial para refrescar un ambiente, ponerle un toque natural y enriquecerlo. Pues bien, si eres de los que se apasionan con cualquier especie vegetal, entonces no dudes en llenar tu casa con ellas. Un cactus en el lugar apropiado o un terrario para decorar, cualquier rincón pueden obrar auténticos milagros.



Entonces, ¿Quieres aprender a hacer uno en un recipiente de cristal? Un proyecto muy original y muy fácil de poner en práctica.



Para tener tu jardín en miniatura necesitas lo siguiente:




  • Un recipiente de cristal, que esté abierto por algún lado para que el aire pueda renovarse y las plantas respirar sin problemas.

  • Sustrato, ya sea de tipo arenoso (akadama, pómice, arena de río) si vas a poner cactus y otras suculentas; turba rubia o musgo si quieres poner carnívoras; turba negra mezclada con perlita al 50% si prefieres poner otro tipo de plantas (flores, helechos, etc.).

  • Plantas cuyo tamaño adulto no sea más grande que el propio terrario, pues de lo contrario más tarde o más temprano tendrías que trasplantarlas. Las más recomendadas son las suculentas pequeñas (Rebutia, Echinofossulocactus, Mammilaria, Lithops, Sempervivum,Gibbaeum), musgos, carnívoras (Pinguicula, Drosera, Drosophyllum, Dionaea), flores.

  • Accesorios, como por ejemplo piedras pequeñas, un banco o enanitos en miniatura para terminar de completar el terrario.

  • OPCIONAL: arena decorativa para jardín. Si quieres decorarlo con suculentas, poner una capa muy fina de arena blanca por encima del sustrato puede quedar muy bien, pues el blanco aumenta la belleza de las plantas.



Ten en cuenta que pueden usarse en cualquier estancia que tenga un mínimo de luminosidad. Los rincones para colocarlos dependerán de tus gustos. Igualmente, las características del recipiente son importantes. Ponlos encima de una mesa, un mueble o colgados del techo. ¡Buena suerte con tu terrario!


Fuente: Dossier de Arquitectura