Mamparas de baño: Tipos y tendencias para este otoño!

13/05/2019

Si pensabas que la “bañera o plato de ducha” era la mayor elección a la que te podías enfrentar en tu reforma del baño, y que una vez optado por la segunda no había mucho más que decidir, te equivocabas.

Las mamparas han evolucionado hacia una variedad impensable hace solo unos pocos años, y hoy puedes elegir entre multitud de formatos, aperturas y funcionalidades que harán que tu aseo luzca mucho más elegante, gane espacio y seguridad durante su uso, gracias a los cristales templados de alta resistencia. Básicamente, podemos hablar de tres tipos de mamparas: fijas, de puerta corredera o de puerta plegable. Cada tipo requerirá la presencia de distintos raíles y rodamientos, además de mayor o menos espacio para abrirse y cerrarse o plegarse. Las mamparas fijas te ayudarán a proteger una parte (generalmente, la exterior longitudinal de la ducha o bañera), de salpicaduras hacia el exterior, con mayor seguridad y un sellado perfecto. Suelen tener un mayor grosor en sus cristales. Las mamparas de puerta plegable son muy versátiles y cómodas, pero requieren mayor espacio para realizar el juego de cierre. Las mamparas de puerta corredera son las estrellas de los espacios pequeños, puesto que se repliegan sobre sí mismas al deslizarse horizontalmente. Para que compruebes cómo puedes renovar la estética de tu ducha con una inversión moderada en una nueva mampara, te presento algunas ideas y tendencias que te seducirán a primera vista. Presencia minimalista para dar todo el protagonismo al interior de la ducha La ligereza y resistencia de sus cristales permiten minimizar los marcos de estos modelos, de forma que parezca que no hay puerta alguna. Transmiten una sensación de lujo y armonía sin límites y son ideales para los platos de ducha a nivel de suelo.


Fuente: Dossier de Arquitectura