Guía para saber qué alfombra colocar en cada estancia

09-Mayo-2019

Está claro que tener la casa, como se dice, bien puesta, se torna a veces una tarea ardua e interminable. Por si no fuera suficiente dar con las cortinas y las lámparas adecuadas, ahora toca encontrar la alfombra perfecta para cada habitación de la casa.

No vale sólo con elegir aquella tan bonita que fichaste y tienes guardada en tus carpetas de Instagram (o Pinterest), deberás tener en cuenta también otros factores como que su estilo encaje en tu decoración, los metros que dispones en cada estancia, y por supuesto, lo más práctico, si tienes niños pequeños o miembros peludos en la familia, que sea sufrida y fácil de limpiar.

Bien, hemos elaborado esta pequeña, pero súper útil guía, con todo lo que necesitas saber antes de adquirirlas y ver qué diseños se adaptan mejor a tus necesidades, incluso si tienes que ceñirte a un presupuesto no muy holgado.
Delimitando ambientes

En el corazón de la casa, aquel que se despliega en torno al sofá, apuesta por dar calidez. Se llevan mucho las alfombras de lana crudo (geniales para disimular la suciedad) con estampados geométricos en negro o gris y con ellas conseguirás darle al salón un toque bohemio, pero al mismo tiempo sofisticado.

Una cocina más bonita

¿Sabías que las alfombras en la cocina son tendencia? Si las colocas frente a fuegos y salpicaderos son una solución inmejorable para proteger el suelo o delimitar visualmente espacios como una isla de trabajo o barra con taburetes (en cocinas abiertas al salón comedor).

Sal de lo convencional

Sí, atrévete a dejar a un lado las alfombrillas clásicas de rizo y apuesta por vestir bien el suelo del baño con réplicas pequeñas de las alfombras que podemos encontrar en el salón o el comedor. Tendrás una superficie suave donde apoyar los pies después del baño o la ducha diaria.

Para pequeños rincones

¿Tienes un pequeño rincón que no sabes cómo decorar? Es importante destacarlo de manera visual, así que además de los muebles con la función que le quieras dar a este espacio (una butaca y una lámpara de pie para leer, una consola, un baúl), pon una alfombra pequeña, por ejemplo, un modelo mullido y extra suave (imitando la piel de oveja)

En el dormitorio

Qué sensación tan placentera cuando te levantas y puedes posar los pies sobre una textura suave y cálida... En lana, borreguito o con un estampado persa elegante, tienes varias posibilidades: colocar una de gran tamaño bajo la cama (y que albergue las mesillas proporcionando un espacio amplio para caminar por los lados y frente a la cama), poner un modelo algo más pequeño que comience desde las mesillas (dejando éstas fuera) o eligiendo dos alfombrillas pequeñas a ambos lados de la cama. ¡Buena suerte!

Fuente: Dossier de Arquitectura