Guía para decorar con paneles shoji

16/06/2016

El shoji es una puerta corredera tradicional japonesa hecha de madera y papel: descubre cómo usarla en tu casa. Sobrios, ordenados, equilibrados: los interiores japoneses son fuente de inspiración para la decoración occidental desde hace años. En artículos anteriores ya hemos hablado de piezas claves como son los tatamis y futones. Hoy nos vamos a centrar en sus típicas particiones, los paneles shoji. Versátiles y elegantes, ahorran espacio y dan personalidad a las estancias.

En la tradición japonesa, la palabra washitsu se utilizaba para denominar a las diferentes estancias de la casa, caracterizadas por contar con tatamis como pavimento y particiones denominadas fusuma o shoji. Estos elementos deslizantes sirven para dividir de manera versátil, dibujando las habitaciones según los usos y la luz que se quiera, de ahí que hayan calado también en la decoración occidental.

Tanto los paneles fusuma como los shoji, se construyen a partir de un entramado de madera. Los primeros tienen un carácter opaco, y suelen estar decorados con escenas de la naturaleza o motivos geométricos. Los segundos –inicialmente se destinaban a cerramiento exterior– muestran la estructura de celdas y están recubiertos con washi o papel tradicional japonés, elaborado con plantas, bambú, cáñamo, arroz o trigo.

Fuente: Dossier de Arquitectura