Cómo crear ambientes envolventes utilizando luz indirecta en molduras

12/11/2015

En diseños clásicos o modernos, es un recurso que permite realizar interesantes efectos y atmósferas teatrales sin puntos de luz visibles. Las molduras son un elemento decorativo característico de la arquitectura clásica que, con el movimiento moderno, fueron poco a poco desapareciendo. Hoy en día resultan especialmente útiles en proyectos de iluminación indirecta, ya que sus formas con relieve permiten ocultar las fuentes de luz y que ésta se disperse por toda la habitación reflejándose en el techo, el suelo o las paredes. El resultado: un agradable ambiente iluminado sin brillos ni sombras.

Una moldura es un elemento decorativo que se basa en un relieve o saliente de carácter longitudinal, que mantiene un perfil idéntico en todo su desarrollo. Los diferentes tipos de molduras (bocel, gola, cimacio, listel…) se clasifican en función de este perfil o sección transversal. La progresiva eliminación de toda decoración, que tras la célebre sentencia del arquitecto Adolf Loos “el ornamento es delito” se produjo a lo largo del siglo XX, hizo que poco a poco cayeran en desuso. Actualmente, se está volviendo a revalorizar su valor artesanal y artístico o a incluirse con líneas más depuradas, reforzando además su presencia mediante la iluminación.

Fuente: Dossier de Arquitectura